Dones i poetes que escriuen per a recordar-nos qui sóm i d’on venim. I també, és clar, qui són, d’on venen aquestes dones que un dia van decidir escriure perquè tot estava per fer, encara que no sempre fóra possible.

En el Valle de los Caídos, mayor fosa común de España, fueron enterrados más de 33.000 cuerpos, según los libros de registros de la basílica. La mayoría pertenecen a combatientes del bando republicano. De ellos, 21.000 están identificados, pero más de 12.000 todavía no.

Sepultaron al genocida pa que pudieran llorarlo aquellos que nunca lloraron
cuando vaciaban los pueblos para llenar las plazas de duelo.
Lo enterraron viejo y sin castigo
rodeado de huesos sin apenas nombre ni geografía.
Lo sepultaron a la luz, con todas sus tinieblas
y ordenaron llamar “caídos” a los muertos con su firma.

Ahí dentro,
en la entraña misma de esa cueva
se amontonan miles de cuerpos peregrinos
que no eligieron viajar desde las fosas comunes.

La cruz enorme y siniestra
rompe el cielo y lo perjura.
Allí están,
sin permiso,
las víctimas de dios y del caudillo.

Silvia Delgado.

 Venid a ver la sangre de mi memoria herida.

 Ed. Reflector, 2017




    Foto: Enterramientos en la cripta del Valle de los Caídos. Xarxa.