Dones i poetes que escriuen per a recordar-nos qui sóm i d’on venim. I també, és clar, qui són, d’on venen aquestes dones que un dia van decidir escriure perquè tot estava per fer, encara que no sempre fóra possible.

TAQUES


 Les taques de tinta se´n van amb llet,

les de vi, amb lleixiu,
les de greix, amb benzina,
les de fang i foc, es trauen amb cendra.

Algunes taques d´amor
                                                  (des)amor
tan sols les trau el temps.
Les taques més encrostades se´n van
                                                   amb amonìac.

La culpa, amb l´exacta dosi de perdó.

La sang, però, només es lleva
                                                     Amb l´aigua més clara.


-IMMA LOPEZ PAVÍA-


Del seu poemari  " TEX-URES"
Guanyador del XXXVII Premi de Poesia
“25 d´abril” de la Vila de Benissa 2017.
     Viena Edicions. 2018




ESTIU DE CALÇ



Que no se m´oblide la llum de calç
ni les façanes amb aquell punt de blau
ni la seua resplendor al sol de migdia.

Llum cegadora d´estiu.

Que no se m´obliden les portes obertes
per on voleiaven les randes de les Cortines
al bell mig de la casa.



-IMMA LÓPEZ PAVÍA-

Del seu poemari   TEX-URES
Guanyador del XXXVII Premi de Poesia
“25 d´abril” de la Vila de Benissa 2017.
     Viena Edicions. 2018


DE DOL




Les dones de dol per a tota la vida.
  
Era llei de mort,
aquell dol antic,
                      tràgic,
                      mediterrani.

Rigorós i ritual:
un any, dos anys, tota la vida.
i es tancaven les finestres,
es tapaven els espills,
s´imposava un silenci sense cançons,
s´alentia la vida i s´envellia la pell.

El negre intens de vel i calces
m´ha retornat a la pupil.la
a un petit poble de Sicilia:
les dones de negre
                       a la porta de casa.

Un negre magnífic.

De dol.

- IMMA LÓPEZ PAVÍA-

           "TEX-URES"

Guanyador del XXXVII Premi de Poesia
“25 d´abril” de la Vila de Benissa 2017.
     Viena Edicions. 2018

FANALET (Instruccions per a retornar a la infantesa)


Agafa un meló d´Alger,
talla amb cura la part del peçó.
Buida´l.
Trau-li la polpa roja i sucosa.
Amb un ganivet ben afilat
faràs un tall a l´escorça.
Saja la pell,
dibuixa una mitja lluna,
una escala que puge ben amunt
un estel amb moltes puntes…
fes tres forats i passa un cordell
a la part de dalt.
Col.loca un cresol a l´interior.
Ja tens un fanalet.
                        Però espera…

Espera que caiga la nit,
la teua nit.

Encén el ciri
                     retorna a la infantesa.

IMMA LÓPEZ PAVÍA

      Del seu Poemari  TEX-URES
Guanyador del XXXVII Premi de Poesia
“25 d´abril” de la Vila de Benissa 2017.
     Viena Edicions. 2018



Horror vacui


   Escric breu,
sóc minimalista.
La meva signatura,
sense rúbrica,
és austera,
a més de sincera.
Però la meva no és
cap lluna solitària.
Si em trobeu insípida,
és que no heu entès res.

-HELENA BONALS- 



Imatge: Kasia Derwinska

La poesía es un arma cargada de mercurio



Yo sé que es vida esto que se mueve
entre estas venas rotas y cansadas.
No hay célula que tienda a resistirse.
No quiero ser inmune a nadie, a nada.
Yo sé, porque me duele cuando escribo,
que Amparitxu se acuerda de Celaya.

La poesía es un arma cargada de mercurio,
a casi todo el mundo se le escapa.
Y no sé por qué insisto en estos tiempos,
se nos van los poetas en silencio,
y luego el homenaje-navajada.

Hago trenzas de versos, me despeino.
Cuando se hace un milagro hay que dar caña.
Yo sé que es vida esto que se mueve
entre estas venas rotas y cansadas.

La poesía es un arma cargada de mercurio,
—hay una minoría que la atrapa—.
Los demás que se apañen con la nómina,
con el vídeo, la coca, o la esperanza.

-BELÉN REYES- 


CANÇÓ DE LA DONA QUE MAI VA ESCRIURE CAP POEMA



Quan havia d’escriure els millors

i els pitjors versos de sa vida

estava atrafegada i s’havia vestit

de dona circumspecta arrossegant el pes

d’aquell petit i hospitalari món

on habitava. 


Quan havia de dir les millors coses,

les que es viuen i es senten

per primera vegada,

regalava dreceres i rajava cançons,

carregava cistelles amb fruites saboroses,

cuinava de nit,

netejava llençols,

preparava lliçons i vigilava nens

als patis dels col·legis.

O curava les nafres dels malats,

engolint-se la vida amb les bromeres

de cervesa morena i fum canalla

temptejant aquells homes en l’estret carreró. 


Quan havia d’escriure els millors versos

de sa vida,

els ganivets semblaven menys

esmolats que les paraules

que passaven de llarg, apressades,

camí d’altres quaderns més exquisits. 


Quan havia d’escriure els seus pitjors poemes

la vida romania tancada en una caixa

de parets fumades de gros vidre,

aguaitant des d’on considerar

les diferents arestes dels pecats,

perdonables o no, de la seua família. 


Quan havia d’escriure els millors

i els pitjors versos de sa vida,

només va tindre temps d’eixugar-se les mans

i els ulls, furtiva,

amb un drap enganxat al vent tramuntanal.


Quan havia d’escriure aquell poema

que la brisa dictava encreuant el carrer,

esperava, pacient, que el seu món

s’ordenara de nou per poder satisfer

els desitjos dels altres.

I, aleshores, poder escriure en pau

aquell quadern en blanc.


- Gràcia Jiménez Tirado-


Primer Premi “Joan Climent” 2018 per aquest poema, publicat al llibret de la falla Sagrada Família Corea de Gandía.


Y aún así, me levanto.


Tú puedes escribirme en la historia
con tus amargas, torcidas mentiras,
puedes aventarme al fango
y aún así, como el polvo… me levanto.

¿Mi descaro te molesta?
¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?
Porque camino
como si fuera dueña de pozos petroleros
bombeando en la sala de mi casa…

Como lunas y como soles,
con la certeza de las mareas,
como las esperanzas brincando alto,
así… yo me levanto.

¿Me quieres ver destrozada?
cabeza agachada y ojos bajos,
hombros caídos como lágrimas,
debilitados por mi llanto desconsolado.

¿Mi arrogancia te ofende?
No lo tomes tan a pecho,
Porque yo río como si tuviera minas de oro
excavándose en el mismo patio de mi casa.

Puedes dispararme con tus palabras,
puedes herirme con tus ojos,
puedes matarme con tu odio,
y aún así, como el aire, me levanto.

¿Mi sensualidad te molesta?
¿Surge como una sorpresa
que yo baile como si tuviera diamantes
ahí, donde se encuentran mis muslos?

De las barracas de vergüenza de la historia
yo me levanto
desde el pasado enraizado en dolor
yo me levanto
soy un negro océano, amplio e inquieto,
manando
me extiendo, sobre la marea,
dejando atrás noches de temor, de terror,
me levanto,
a un amanecer maravillosamente claro,
me levanto,
brindado los regalos legados por mis ancestros.
Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.


Me levanto.
Me levanto.
Me levanto.

-Maya Ang
elou-




Gloria Fuertes que estás en los cielos

Gloria Fuertes que estás en los cielos
Con el Dios del anciano del parque,
con el Dios que tejiste en tus versos...
Con el dios que te hizo payaso
Gloria Fuertes que estás en los cielos...

Gloria Fuertes que estás en los niños
En los hombres y mujeres del pueblo.
Gloria Fuertes que un mes de noviembre
Te escapaste sin boli y cuaderno.
Gloria Fuertes que estás donde Philips
Donde Chelo, Asunción y otros muertos
Gloria Fuertes que ya sabes todo
Lo que pasa después del silencio

Gloria Fuertes que estás en mi vida
Te has llevado un buen trozo del pecho.
Gloria Fuertes que estás donde sea..
No me basta la voz del recuerdo...
Yo te quiero en tu casa y tus cosas
Con un wiskhy un pitillo y un verso.

Belén Reyes


“Una mujer temblorosa aprieta…”



Una mujer temblorosa aprieta
el brazo de su acompañante.
Él vuelve hacia ella un rostro
tan largo como un número de serie
y dice: “El sesenta por ciento de los muertos
por accidente en carretera
son peatones”.
La mujer deja de temblar: todo está controlado.
A punto estuvo de creer que algo
anormal ocurría,
algo a lo cual debía responder
con un grito, un espasmo,
un ligero anticipo de la carne
ante la gran salida, pero no:
aquello es conocido y ya no la involucra;
le pertenece a otros. Y él añade: “Han llamado
a una ambulancia”, y ella se relaja,
su angustia la abandona:
el orden nos exime de ser libres,
de despertar en otro, de despertar por otro.
A punto estuvo de gritar, desde esa carne ajena,
pero el orden contuvo a tiempo ese delirio.

Chantal Maillard


“Matar a Platón” – 2004

Ed. Tusquets.