Dones i poetes que escriuen per a recordar-nos qui sóm i d’on venim. I també, és clar, qui són, d’on venen aquestes dones que un dia van decidir escriure perquè tot estava per fer, encara que no sempre fóra possible.

El arca

Empieza una lluvia prolongada.
¡Al arca!, porque ¿dónde, si no, se van a meter?:
poemas para una sola voz,
éxtasis privados,
innecesarios talentos,
curiosidad superflua,
tristezas y temores de corto alcance,
ganas de ver las cosas desde seis lados.

Los ríos crecen y se desbordan.
¡Al arca!: claroscuros y semitonos,
caprichos, ornamentos y detalles,
excepciones tontas,
signos olvidados,
innumerables variedades del gris,
juego para el juego,
y lágrimas de la sonrisa.

Hasta donde alcanza la vista, todo es agua y un horizonte borroso.
¡Al arca!: proyectos para un futuro lejano,
alegría de las diferencias,
admiración de los mejores,
elección no reducida a uno de los dos,
anticuados escrúpulos,
tiempo para pensarlo
y fe en que todo esto
pueda un día aún ser útil.

En consideración a los niños
que seguimos siendo,
los cuentos de hadas terminan bien.

Aquí tampoco puede haber ningún otro final.
Cesará la lluvia,
bajarán las olas,
sobre el despejado cielo
se descorrerán las nubes
y serán de nuevo
como deben ser las nubes sobre todo el mundo:
elevadas y frívolas,
semejantes
a felices islas,
borreguitos,
coliflores,
y pañales
secándose al sol.
-Wislawa Szymborska-

“Gente en el puente” – 1986
Recogido en la antología: “Saltaré sobre el fuego”
Traducción de Abel Murcia y Gerardo Beltrán.
Nordica Libros 2015©



Poema original en polaco:

“Do arki”

Zaczyna padac dlugotrwaly deszcz.
Do arki, bo gdziez wy sie podziejecie:
wiersze na pojedynczy glos,
prywatne uniesienia,
niekonieczne talenty,
zbedna ciekawosci,
smutki i trwogi malego zasiegu,
ochoto ogladania rzeczy z szesciu stron.

Rzeki wzbieraja i wychodza z brzegow.
Do arki: swiatlocienie i poltony,
kaprysy, ornamenty i szczego;y,
glupie wyjatki,
zapomniane znaki,
niezliczone odmiany koloru szarego,
gro dla gry
i lzo smiechu.

Jak okiem siegnac, woda i horyzont w mgle.
Do arki: plany na odlegla przyszlosc,
radosci z roznic,
podziwie dla lepszych,
wyborze nie sciesniony do jednego z dwojga,
przestarzale skrupuly,
czasie do namyslu
i wiaro, ze to wszystko
kiedys jeszcze sie przyda.

Ze wzgledu na dzieci,
ktorymi nadal jestesmy,
bajki koncza sie dobrze.
Tu rowniez nie pasuje final zaden inny.
Ustanie deszcz,
opadna fale,
na przejasnionym niebie
rozsuna sie chmury
i beda znow
jak chmurom nad ludzmi przystalo:
wzniosle i niepowazne
w swoim podobienstwie
do suszacych sie w sloncu
wysp szczesliwych,
barankow,
kalafiorow,
i pieluszek.

Wislawa Szymborska

“Ludzie na moście” – 1986


Imatge: Kasia Derwinska